RSS

23 Sep

 

 

Apenas entra la noche en la alcoba de los ojos

se pierden mis miradas y se atragantan los pensamientos con la niebla que cubre, aquellos desvaríos nacidos del sentir oculto, de las fresas recogidas fuera de tiempo.

Hace frío, el otoño amanece con osadía tras el bello crepúsculo del verano.

Ni arena ni mar, tan sólo un incontenible deseo de volver a ser primavera.

Primavera… La matriz del sentimiento donde nacieron las ilusiones, el útero gestante de sílabas que duermen en espera de ser paridas por los labios muertos de silencios y desamores.

Estaciones del alma -Como si el alma tuviera estaciones –

¿Tú lo comprendes? seguro que sí, pues es cierto que junto al cuerpo se rasga la melancolía y la conciencia. Tal vez sea esa, el alma que espero se haga nube y derrame sobre los recuerdos, la fina lluvia del olvido.

Pero como decía… entra la noche por la alcoba de mis ojos, por eso, cerraré las persianas y pondré una manta al pensamiento.

 

J corsina

22/09/09

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 23 septiembre 2009 en Letras Poéticas, Mis Letras

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: