RSS

Historias de una tarde en el balcón

22 Nov

 

Acomplejado espejo sin entrañas,
que enseña una mal-sana transparencia
(como los mismos ojos del demonio)
por donde la mirada ciega, pierde
de vista el horizonte aletargado.

Cae la tarde como un frío luto
y cierro lentamente la cortina;
desearía haber visto en la ventana
el espíritu libre de un gorrión,
pero… ni tan siquiera hubo gorriones.

Cristal vacío que borra el ocaso,
sin ecos que reboten los silencios,
sin plata bruñida que me devuelva
la luz que pudiera salir del alma.
Y mientras la noche espía doliente
a través de los suspiros ocultos,
sólo me queda el vacío de vértigos
y el papel carbón que copia la vida.

Y yo guardo, por si me hicieran falta,
historias de una tarde en el balcón.

J. Corsina
14/04/09
Safe Creative #0910114670344

Endecasílabos blancos

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 22 noviembre 2009 en Letras Poéticas, Poemas

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: