RSS

Un trago de polvo

22 Nov

 

En la cantina, permanece inmóvil el orgullo
tras una copa que se llenó de arena,
mientras shaskespeare apuraba
la última tempestad de Nápoles.

Sentémonos…
Quitemos el anillo al dedo roto
y que sea el contrabajo quien suspire.

¿No puede acaso la trompeta,
extender margaritas por los sueños…?

Incauta de mi; camino hacia el puerto
donde, embriagado de suicidios,
el borracho apura su ultimo trago de polvo
desgarrado por el blues
que se escucha en la taberna.

Historia repetida de mil oestes
que perdieron la brújula de las heridas,
y con traje de fiesta – Aquellos que no regresaron-
intentan rasgar el corazón
tatuado en el brazo del marino.

Pierdo mis pasos…
porque al fin y al cabo,
en la guerra pierden todos,
incluso los que se han creído la victoria.

J, Corsina
16/07/08
 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 22 noviembre 2009 en Letras Poéticas, Poemas

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: