RSS

El vértigo de los errores

25 Nov

 

Me avisaban las sombras

amontonadas en los sueños,

y yo sentía sus quejidos

indefensos de libertad,

por eso me inventé un código

que descifrara, a mi antojo,

las cicatrices de un oráculo engañoso.

Escuche, con los ojos

(cómo escuchan los sordos)

las voces que en la penumbra

me distanciaban de la mañana.

Y a pesar de todo, cómo todos, erré

porque quise errar;

sin dejar de unir las voces

con mi deseado silencio,

en un laberinto de imágenes

abandonadas de milagros.

Y hoy reptan aquellas sombras

hasta mis sueños

y enmiendan, en mi defensa,

lo que pude vivir

y no he vivido.

Siempre hay un aviso en el vértigo de los errores,

que toca con los nudillos la ventana.

J. Corsina

©®

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 25 noviembre 2009 en Letras Poéticas, Poemas

 

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: