RSS

Nadie me ha enseñado a llorar

21 Dic

 

Nadie me ha enseñado a llorar
pero son mías, las lágrimas
que oculto en los antepechos
cuando doblo mi vientre
y despego, los párpados alicatados a mi rostro.

La distancia arrastra su bastilla
por la orilla de la existencia,
pero yo me hago incorpórea sobre la niebla,
sobre las congojas, que se aplastan en la yerba
y encumbran las venas del silencio.

Se alborotan los recuerdos
y consiguen hacer tartamudear a los sueños.

Absorbo vacíos y expelo tiempos
que torturan mis nostalgias,
porque está escrita la melancolía
en las sábanas de los espacios
por donde, cautelosa, la fruta madura
propaga aromas evocadores de caricias.

Lloro, sin haber aprendido a llorar
y sin saber porqué, esa humedad
no provoca que se oxiden los recuerdos.

Hay lágrimas que se dibujan solas
en la oquedad del sentimiento,
y en el deseo de compartir miradas.

Juana Corsina

©®

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: