RSS

Esa vejez que coquetea con cerbero (La lluvia no se puede guardar…)

17 Feb

 

 

 

Me miró a los ojos

como si los ojos fueran el espejo de mi alma,

y, no lo eran,

no,

no lo eran.

 

Porque el alma tenía la edad de las discreciones

de las invalidadas voces caducadas

y estaba salpicada de memorias.

 

Memorias que vengaban los gemidos

de un verano que nunca transcurrió en Paris.

 

Los ojos, irradiaban el deseo,

y exaltados desnudaban lo que aún,

no se había perdido.

 

No comprendió entonces

ni comprendería nunca mi vejez;

esa vejez que coquetea con cerbero

al punto de entrar en el infierno.

 

Hueca la voz y derrotado el aliento

le dije que la lluvia, no se puede guardar entre las manos.

Me miró a los ojos

queriendo ver en ellos, mi alma

pero mi alma,

nunca estuvo allí.

 

 

Juana Corsina

20/9/09

 

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Una respuesta a “Esa vejez que coquetea con cerbero (La lluvia no se puede guardar…)

  1. esoliloquio

    19 febrero 2010 at 9:59 pm

    “Me miró a los ojos
    como si los ojos fueran el espejo de mi alma…
    Porque el alma tenía la edad de las discreciones
    de las invalidadas voces caducadas
    y estaba salpicada de memorias.”
    Y así no podemos ofrecer lo mejor de nosotros mismos. Desconfiados, atemorizados, en la edad de las discreciones, salpicados de memorias y de voces caducadas, reticentes, condicionados, no mostramos el alma en la mirada, no mostramos una sonrisa auténtica.
    Nos reservamos, nos hacemos pequeños.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: