RSS

La cobardía de las tinieblas

07 Abr

 
 

 

 

 

Si la noche no fuera tan cobarde

nos daría la mano sin los dedos oprimidos.

 

Cuatro por mil

y mil por ciento

de sonrisas y esperanzas;

cruel frontera de las mentes dormidas.

 

 

Sueños ¿qué sueños?

Absurdas ilusiones,

perezosas bocas que no besan

que no hablan,

que no mastican siquiera, los instantes de placer;

de lento placer, patinado de sencillas palabras.

 

No puedo soportar la ausencia de luz,

la oscuridad esconde

 la vergüenza,

 el dolor,

 el lamento que se escucha en los cansancios.

 

 

Sin embargo me envuelvo en ti

y advierto, en tu niebla,

la ventana abierta al desvarío de las sombras.

 

 

Basta ya de sinsabores,

de cobardes dudas

que guardan las miradas

y los nombres.

Al fin, la cobardía, no es más que huidas de albores y promesas

que seduce con el silencio y el olvido.

 

¡Vade retro! a las tinieblas

que

envenenan

los sentires

y perturban

los descansos.

 

 

 

Juana Corsina

31/08/09

Del libro: Ángulo muerto

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: