RSS

Archivo de la categoría: amor

TERESA CAMESELLE : El mapa de tus sueños

img288img289

img290

Teresa Cameselle

 

Todavía tengo en los dedos el olor del papel, y en la mente un románticismo puro que impregna los sentidos.

 – CAMESELLE, Teresa (2013):  El mapa de tus sueños, Madrid, Pámies.

Así, ni más ni menos, forma ya parte de mi humilde biblioteca esta impresionante novela romántica, la cual termino (con pena de no haber más) de leer y a la que le brindo mi aplauso y doy con él mi enhorabuena a Teresa.

 Hacía muchos años que no leía novela romántica, yo creo que desde mi primera adolescencia, pero cuando conocí a Teresa… bueno, ya podéis imaginar que sentí la imperiosa necesidad de eer sus libros.

Pues desde su primera publicación, La hija del Cónsul, hasta esta su 4ª novela, El mapa de tus sueños, Teresa cuenta además de con mi amistad, con mi admiración como escritora.

La documentación que hace para ubicarnos en el tiempo, el lugar y la acción; es una maravilla. Se pueden acariciar todas las sensaciones de sus personajes párrafo a párrafo, las descripciones son tan precisas, que incluso los olores son capaces de salir de entre las letras e impregnar la atmósfera de deleite en la que nos sumen las historias.

 La novela, además del placer de su lectura, transporta a una realidad que si bien pertenece al S. XIX, está dotada del realismo consciente de su autora, para adelantar aquellos acontecimientos que luego se han producido.

Con una gran carga feminista, nos muestra a esas mujeres luchadoras por sus derechos, tanto en la vida social como en el amor. Incluso se ven (en ese momento) anticuadas las reacciones de algunas de sus personajes.

A Coruña, ocupa un lugar especial, donde el sabor añejo de quienes la conocemos es mapa fiel que recorremos con la imaginación; pero el deseo de recorrer los distintos y exóticos lugares que aparecen, surge en cada capítulo en el que asoman las tintineantes escenas de aventura y pasión que lo rodean, en esas descripciones pormenorizadas que tan bien ilustran los fotogramas literarios de Teresa.

Las situaciones, son mostradas en analepsis, sin que por ello el tiempo se pierda es desvaríos que limiten la concentración de las aventuras y desventuras vividas por las protagonistas.

Amor, amor, amor… Como en todas las épocas, las espinas por las cuales se ha de ascender para llegar a la rosa son las que mantienen -y nos hacen contener- la emoción de cada historia vivida.

Hay que leerla, hay que dejarse llevar por, Teresa, para disfrutar de

algo que jamás morirá : El romanticismo.

¡Mucho más podría añadir! pero entonces, mi comentario sería tan largo como la propia novela. Y cada lector/a, recibirá su propio regalo de sensualidad y amor; de sonrisas y lágrimas; de emociones y anhelos… en fin, amigo/as: No dejéis de leer EL MAPA DE TUS SUEÑOS.

 

Gracias, Teresa, mi sincera enhorabuena.

Anuncio publicitario
 

Etiquetas: , , , , , ,

Romance: «Doce rosas y un recuerdo»

   

 

DOCE ROSAS Y UN RECUERDO

La mitad de veinticuatro
rosas, crecen en mi pecho,
semillas de un libro roto
por comulgados silencios.

Ya muerde el mar su salitre,
ya muerde azules el cielo,
ya, la tierra muerde yerbas
por este trémulo tiempo.

¿Quién ordena los caprichos,
quién concluye cuando sueño;
y quién, con sílabas muertas
se arriesga a forjar un verso?

Insurrección de reparos,
buril de nuestros deseos,
opacidad del otoño
donde ni mi llanto veo.

Osamenta de cenizas,
piel, que fue de terciopelo,
arrugas de la memoria,
en la memoria de un viejo.

Mientras, veo doce rosas
entre la niebla y el fuego,
y el árbol que me dio sombra…
hará caja en el entierro.

Cuencas vacuas de mis ojos
fantasmas de algún te quiero,
y en el anaquel del alma
mis miedos… tan sólo miedos.

Silba el Réquiem del piano
en los proscritos lamentos;
se alzó en la carne el poema,
se alzó mi poema eterno.

Sepulturero de penas:
Entierra bien lo que siento
y deja sobre la tumba,
doce rosas y un recuerdo

Juana Corsina
04/01/09
 

Diseño: Juana Corsina, con una imagen tomada de internet

El pasado- 11/11/11- la Sociedad Artística Ferrolana celebró su  » IV Lareira de poesía» ;

velada a la que tuve el honor de asistir y la satisfación de de formar parten del grupo de poetas que recitaron sus versos.

Este romance clásico, fue uno de los poemas recitados.

El otro poema «Una Mujer sabe» que da título a mi último poemario está publicado ya en este blog.

 
Deja un comentario

Publicado por en 13 noviembre 2011 en amor, Juana Corsina, poesía clásica, vida

 

Etiquetas: , , , , ,

DÍA DE LA POESÍA Y LA PRIMAVERA: «Con nombre propio»

CON NOMBRE PROPIO.

Por llamarte con nombre propio,
yo te llamo: Primavera.
Porque emerges tiritando del arduo camino
y el duro renacer del tiempo usado.

Y desde un escudo de hielo,
asomas perpetua, libre
y humilde en tu color purpúreo
y te recoge la ausencia de los ojos
en la escalera de sombras,
donde se ha quedado dormido
el frío corazón de algún invierno.

(Como sangre, acudes extendida

y como fuego, derrites el lamento)

Duerme, mi querido Bécquer,
y no puede hacer de tu imagen unas Rimas
¡Si tan siquiera Campoamor te viera!
Serías en sus letras:
blasón de la nueva esperanza que traes
en tus pétalos de corazón apasionado.

Yo te corono de nidos,
de viento y sol,
de amaneceres…
Pues nace ya en ti, el coro que espera
cantar el vals de las cenizas muertas
porque tú, has nacido para ser verso,
para ser poema.

y por eso… por llamarte con nombre propio,
Yo te llamo:
Primavera.

Juana Corsina
©®

 

 

-¿Buscas, acaso, poesía?

(Le preguntó el sol al viento)

-Busco, el calor en mi aliento

y dentro del alma mía.

Busco, el aire que podría

calmar con versos la pena,

que la brisa es mi condena

pues con ella se enamoran,

los sentimientos que afloran

de la sangre que me llena.

 

-Pudo el viento consolarse

con el sol de la mañana,

creando una luz lozana

donde el poema posarse.

Albores son para alzarse

en vuelo tras la poesía,

no escondas la melodía

que provocas con tu paso,

que, hasta que llegue el ocaso

¡Viento y sol, serán poesía!

 

Juana Corsina©®

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Día de la mujer- Una Mujer sabe…II

UNA MUJER SABE…

 

 

Una mujer sabe de escalofríos,

de noches silenciosas que arrugan el alma  y vuelven de algodón las esquinas de una alcoba solitaria y húmeda.

Una mujer, sabe cuando debe de callar las caricias que se agolpan en las manos

y mientras,  duerme los sentires , así, suavemente

cómo sabe una mujer.

 

Una mujer despierta en la noche y siente frío;

está sudando la piel, (añeja de memorias y olvidos)

pero siente el frío de quien conoce el destino de los sueños.

Una mujer, jamás dirá que ha soñado,

se limitará a sonreír y en esa sonrisa

tal vez,  logre acompañar a la quimera  del deseo cumplido y deje, al fin,

de acariciar mañanas solitarias y noches pueriles.

 Una mujer no ignora cuando debe de permitir a los labios que derramen las palabras olvidadas.

Mientras,

-esa mujer- seguirá muriendo

porque sabe que debe morir y no teme al cancerbero de la niebla que acuna los susurros de la nana de vida.

 Pero no dirá nunca que está amando porque esa mujer conoce, los desencantos y el miedo del mundo;

del mundo que se sabe enamorado de esa mujer.

 

Una mujer sabe amamantar la vida

porque tiene los pechos llenos de verdades;

de días y de noches ajenas,

de ortos y ocasos que acuna entre los brazos cansados

y, aún así, su pechos rebosan manjares de silencios

donde la soledad descubre su fuerza.

Vino el viento y mamó sabiduría y experiencias

que, tal vez, el huracán de la intolerancia

utilizó para combatir con la actitud desembocadora de tristezas.

Pero, dulce – mente, esa mujer levanta su mirada y sonríe,

sabedora de futuros  que gestó escogiendo, las semillas

ausentes de vanidades y falacias.

Hay un espejo mudo al que ella hace hablar,

un movimiento eterno que aguarda, la melodía de un instante,

un verso que la habita,

un color que se esparce,

un parto, al fin…

donde la obra se culmina en voz y expresión en femenino.

 Con sables de seda, blande sus sentires

y se alborota el interior casi dormido,

que despierta entre las brumas olvidadas y viejas letanías.

 Porque una Mujer sabe que nunca,

 palidece la memoria y la libertad de ser mujer.

¡Lo sabe!

 

 

Juana Corsina

©®

 

 

Safe Creative #1103098672056

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , ,

Día del Amor en: » Conservatorio Profesional De Música Xan Viaño»

LLegó el día de celebrar el amor, porque de ser sincera, soy de las que opinan que el amor, es de consumo diario.      Las artes engalanan al amor y sireven para poner en el aire las notas, los colores, las letras o el sentimiento que derrochan los corazónes.

Repaso la historia de Cupido y el porqué de sus flechas, siempre me ha parecido una historia fascinante desde el punto de vista mitológico… ¡Ay! mitólogico fue lo que se vivió el citado 14 de Febrero en el Conservatorio de Ferrol; la música desfilaba por los oidos y mezclada con los coros y las voces de las ángeles que por allí se movían, engrandecieron mi alma de poeta y aplaudí con ganas y de pie a estos jóvenes músicos y cantantes que, nada deben de envidiar a otros que  creyéndose consagrados, no saben dar la nota.

Pues eso es, amiga/os… que fui invitada a participar como poeta y rapsoda de la poesía amorosa… De verdad que fue un placer añadido, al día en sí, y con los pelos como escarpias salimos todos de tan MAGNÍFICO acto.

Felicito a la organización  que corrió a cargo de dos alumnas, coordinadas por el ANPA. La preparación era exquisita y todo estaba tan «amorosamente»  preparado que disfruté de principio a fin dedel regalo que nos ofrecián las y los artistas.Todas las actuaciones fueron extraordinarias, todas,,, pero tengo que destacar la del Pianista «Yago González» y la soprano «Carla»Ambos cerraron al unísino con el escalofriante tema «La Vie en Rose» ¡ay!… con lágrimas en los ojos aplaudí a esta pareja de soberbios artistas. Y con esos aplausos, agradezco a «Yago González» la generosidad de acompañar mis poemas con sus interpretaciones y a Ana Alonso por habeme invitado.

Yago González, es un jovencísimo Músico que ya apunta a Maestro… ufff, impresionante escuchar la melodía que entregó desde el piano. Quizás en otra ocasión logre que me acompañe con el Fagot, otro de los instrumentos que acaricia y de l que consigue explosionar el aire y en él… ¡Ayyy el AMO!

Y  acompaño esta nota de agradecimiento con unas fotas del acto  y uno de mis poemas recitados.

Gracias a todas y todos por acogerme en tan gran espectáculo.

Carta de amor

 

Mi Amor:

Algún día formaste parte de mi sueño,
hoy eres el sueño mismo.Que no me falte el aliento esta noche
para dejarte en esta carta el alma,
ni mueran las nubes mientras suspiro
ni cante la luna, su triste nana.
Que nada impida que dance el aire
para llenar de aromas mis solapas
y aspirar el amor con tanta fuerza
que exploten de colores mis agallas.
Valiente, quererte me hace: Valiente,
con la fuerza que tienen los que aman,
con las lágrimas hechas de rocío
que cubre las flores en la alborada.
No entiende el corazón de lejanías
y espera que regreses, sin tardanza,
para llenar mi cuerpo de caricias
las mismas que, te dejo en esta carta.

14 de Febrero

Juana Corsina®©

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Una mujer sabe…

  Una mujer sabe de escalofríos,

de noches silenciosas que arrugan el alma  y vuelven de algodón las esquinas de una alcoba solitaria y húmeda.

Una mujer, sabe cuando debe de callar las caricias que se agolpan en las manos

y mientras,  duerme los sentires , así, suavemente

cómo sabe una mujer.

 

Una mujer despierta en la noche y siente frío;

está sudando la piel, (añeja de memorias y olvidos)

pero siente el frío de quien conoce el destino de los sueños.

 

Una mujer, jamás dirá que ha soñado,

se limitará a sonreir y en esa sonrisa

tal vez,  logre acompañar a la quimera  del deseo cumplido y deje, al fin,

de acariciar mañanas solitarias y noches pueriles.

 

Una mujer no ignora cuando debe de permitir a los labios que derramen las palabras olvidadas.

Mientras,

-esa mujer-

seguirá muriendo

porque sabe que debe morir y no teme al cancerbero de la niebla que acuna los susurros de la nana de vida.

 

Pero no dirá nunca que está amando porque esa mujer conoce, los desencantos y el miedo del hombre;

del hombre que, se sabe enamorado de esa mujer.

 

Una Mujer sabe que debe esperar cuando ha visto la mirada.

 

Juana Corsina

©®

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Soneto melódico: «Santiago de Compostela»

 

 

Santiago de Compostela

Cuando nombro a Santiago y su camino

digo credo, cultura y añoranza;

devoción al emblema y heredanza

entre piedras sostén del peregrino.

Catedral que de todos es destino

y un Sepulcro, que alienta la esperanza

con aromas de incienso y de membranza,

del hospicio que daba el Jacobino.

Hay talleres de orfebres y plateros,

soportales y plazas con su historia

que cobijan a todos los viajeros

Compostela nos presta su memoria

a través de caminos y senderos

hasta el Monte Do Gozo y su victoria.

Juana Corsina

Nota:
Un monje llamado Pelagio
observó una noche una luminosidad en un desolado paraje
del obispado de Iria-Flavia, actual Padrón.
El monje comunicó su observación a su superior, el obispo Teodomiro,
descubriéndose en el lugar indicado una cueva
en cuyo interior apareció un arca de mármol
donde se hallaron los restos del apóstol Santiago.

Juana  Corsina

 

Etiquetas: , , , , ,

Cocinando despedidas

Sentirás por un instante
el frío en la espalda
y ya no habrá, entonces,
nada con que cubrir tus silencios.

Licor de perejil
y pastel de ajos
sobre una mesa vana de analogías.

A las veintiséis cuarenta
-por la hora antigua-
cenaré las lágrimas de almidón
en el comedor del recuerdo
y colgaré los sueños,
donde antes estaban la cortinas
que bordamos de zarandajas.

Hay demasiadas sillas tristes,
tapizadas de ausencias revividas,
al carón de los anhelos.

¡Cenaré! Sola,
los manjares del silencio cotidiano
-cosechas acostumbradas-
Tiempo imperfecto que se ha muerto,
cocinando despedidas.

J. Corsina
08/11/08

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Los dientes de la vida (video-recitado)

Cae la noche

 

¿Y si cayese?

 

Las hierbas débiles,

son incapaces de sostener todo mi llanto

y entreveran manantiales de consuelo

que aclaran, a su paso, las heridas de mi alma.

 

Me pesa el corazón cuando suspiro

y se mezcla la niebla con mi jadeo

para crear ventoleras de esplendores

en el entretiempo de la vida.

 

No puedo cantar mi melodía,

una astilla de pena  atraviesa en mi garganta

y mientras ocurre,

enloquezco en un vals de primavera.

 

La vida, tiene dientes invisibles

que muerden los pensamientos

y desgarra en su mordisco

la conciencia apaciguada

que se vuelve vértigo.

 

Paseo por la niebla, recojo mi rocío,

y levanto las cenizas con mis manos

elevando al cielo la mirada y la sonrisa;

no piense el alma que estoy llorando.

 

 

Juana Corsina

2008

©®

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Soneto doblado. «Ícaro»

 

Llévame Ícaro a lo alto a soñar azules
sobre armónicas cumbres,
y que tiemblen los vértices de esas alas
y los dioses que surgen de madrugada,
con ilógicas armas,
siniestrando las noches en los albures.
En suntuosas figuras de cielo y nubes,
concrección de inquietudes,
espiral de palabras vociferadas
que sugieren, abismos de tristes danzas
rebeldías vetadas
que renacen y mueren mientras acudes.
Volaremos de prisa, por si la vida
nos pellizca al pasar y se desmorona
entre inquietas zozobras,
la belleza del pájaro y su ambrosía.
Y quemadas las alas, Dédalo llora,
pues la cera y las plumas dejan tullida
y de amor malherida,
la esperanza de un sueño que se evapora.

J. Corsina
18/08/08

 

 

 

 

Soneto Doblado, dodecasílabo, melódico, asonante.
El soneto doblado; una variante del soneto que consiste en añadir dos heptasílabos
en los cuartetos y uno en los tercetos; pasando a tener
20 versos
Se colocan los heptas después de los veros: 1º.-3º.-5º.-y 7º en los cuartetos
y a continución de los versos 2º y 4º en los tercetos
Entrada a este soneto en Google

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Esa vejez que coquetea con cerbero (La lluvia no se puede guardar…)

 

 

 

Me miró a los ojos

como si los ojos fueran el espejo de mi alma,

y, no lo eran,

no,

no lo eran.

 

Porque el alma tenía la edad de las discreciones

de las invalidadas voces caducadas

y estaba salpicada de memorias.

 

Memorias que vengaban los gemidos

de un verano que nunca transcurrió en Paris.

 

Los ojos, irradiaban el deseo,

y exaltados desnudaban lo que aún,

no se había perdido.

 

No comprendió entonces

ni comprendería nunca mi vejez;

esa vejez que coquetea con cerbero

al punto de entrar en el infierno.

 

Hueca la voz y derrotado el aliento

le dije que la lluvia, no se puede guardar entre las manos.

Me miró a los ojos

queriendo ver en ellos, mi alma

pero mi alma,

nunca estuvo allí.

 

 

Juana Corsina

20/9/09

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Días de ceniza y viento

 

En los días de la ceniza,

el viento no debería de existir.

 

Así fue, ceniza y niebla mezcladas,

gastados colores para un muerto

cuando el muerto es,

el amor que nunca estuvo vivo. 

 

Impar y medio para un alma derrotada

hasta el agotamiento,

para un corazón ausente de ímpetus,

para un  gesto, al fin, que se rememora

en el “sine die” de los tiempos.

 

Sueño las humedades y el frío;

atravesar la calina me produce un estremecedor vaivén

que acelera el paso hacia una sombra fútil;

donde, cargado de cólera,

se pierde el sentimiento

y se encuentran las presencias.

 

El respirar es espeso

y  el avance lento;

por eso, me da tiempo de llorar

sobre todos los rocíos que aplastan la yerba,

sobre todas las cobardías de una noche

que se olvidó

                     de encender

                                      la luz

                                             de los

                                                       destinos.

 

 

Juana Corsina

04/11/09

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Mi piel hace ruido

 

Mi piel hace ruido
cuando escribo sobre ella los jamases
y permito que me mire, cara a cara.

Cuando cubro su orfandad,
con una epopeya de vigilias
enmarañada de recuerdos. 

Poro a poro,
recorro su extraña muralla
que la separa, sin remedio,
del tribunal de huesos disconformes
que, sedientos de luz, se retuercen
en el desván oculto del sentimiento.

Mi piel hace ruido…
Insistente gimoteo que exuda sombras
y dibuja, paisajes cárdenos
en los arrecifes donde naufragan los escalofríos.

No busco tactos equívocos en la dermis de los sueños,
ni lujuria que acalle sus lamentos.

 

Pero mi piel grita y yo,
la escucho en silencio.

 

 

(Del libro: «Vaguadas del pensamiento»)

 

J. Corsina
22/06/08

 

Etiquetas: , , , , , ,

El aire huele a ti

 

 

Me gusta cuando el aire huele a ti,

a esa mezcla, absurda,

de pecado original y de deseo

que impregna mis rodillas,

y me hace doblegar los sentimientos

hasta cerrar la puerta

que apacigua los cansancios.

 

Un amago de sol se arrastra

por donde el silencio se vuelve neutro,

y apenas puedo recordar:

Desde cuando, amo el aroma

que, impune, reincide en las deudas del olvido

y permite, que mi alma se derrote

fraganciada de matices

que aletean amaneceres.

 

Se mezcla el pecado original

con los desperfectos del deseo

y el aire huele a ti.

 

 

(Del libro: «Vaguadas del pensamiento)

Juana Corsina
14/08/07

©®

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Decir, pensar…

 

Si pienso… Pienso en las huidas
Si digo… Digo esperanzas.
 

 

Y así transitan las sílabas
hasta encontrar los oídos sordos
que acuchillan,con desprecio,
el accidentado intento de ser.

Todo existe en un instante
-Solo en un instante-
La complacencia… el olvido,
como puntos cardinales
de una tarde de verano
donde afilo mis uñas, para arañar
eternidades inciertas de lo no-pensado.

Se va rompiendo la lengua en las palabras
que arrastran los veredictos,
hacia ese tránsito, inevitable, de los nombres
donde se detiene el sueño perpetuo.

Anillos de pánico furtivo
se desprenden de las sierpes
y sigue siendo sibilino el silencio
exhibido en la decadencia de los símbolos;
mientras, todo se mueve en la elipse
que legitima el amparo de las sombras.

Rezuman susurros los atardeceres,
pero es la noche, la que imparte justicia
en la conciencia del pensamiento.

 

 

 

J. Corsina
27/06/08.

 

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

El tacto de las alas

 

Se prolongó el crepúsculo

en una humilde queja

que sollozaba la mañana.

Y amanecieron mis mejillas,

y los ojos, palpitantes,

cómo charoles negros

embrujados de asombros.

Sonidos delicados de silencio

se maravillaron de abrazos,

mientras la piel detenía la luz,

para hacerla nombre.

Mañanas de amor, sin sueños

que distrajeran las miradas,

expandidos aromas de menta

en manos ávidas de sombras

que desbordaban caricias

en los campos de canela

que la noche guardó

bajo la almohada

Y rebrotó la intimidad,

en el tacto de aquellas alas.

Siempre sueños

 

Juana Corsina
Safe Creative #0912295221759

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Sinfonía del sentimiento

 Sinfonía del sentimiento
(soneto dodecasílabo)

Se me enredan las palabras en la boca

cuando trato de decirte que te quiero,

que mis ojos en tus ojos son sendero

que se alumbra con la luz que me disloca.

 

No preguntes cuando veas que estoy loca,

porqué tengo el corazón tan jaranero,

pues tu voz escucho y siento aquel bolero

que le pone la pasión que me provoca.

No conoce el corazón la lejanía

ni siquiera el sufrimiento yo le enseño,

porque guardo mi secreto y la agonía,

 

en un cálido suspiro muy pequeño

donde sólo el sentimiento es sinfonía,

y no logra despertarme de mi sueño.

 

 

J.Corsina
20/08/07

©®

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

¿Por dónde entra el miedo?

 


Dime por dónde entra el miedo;
para cerrar con fuerza la ventana,
para tapiar mis entrañas,
para proteger mi alma.

..••::••..*..••::••..

Escucho el canto estéril del silencio
mientras la lentitud de lo eterno,
se desangra salpicando de temores
los sarmientos de una esperanza
que lloriquea con impotencia.

••::••

No encuentran oasis los sueños
para calmar el afán de este viaje,
y reptan por la arena
los orgullos clandestinos
que rompen, desesperados,
la virginidad de un pensamiento.

••::••

¡Hay que ser valiente!
y no extraviar amaneceres…
pero se cubre de algodón el alba
y se quiebran bifurcados los peligros.

••::••

Y ahora, dime…
¿Por dónde entra el miedo?
*
Para cerrar con fuerza la ventana,
para tapiar mis entrañas,
para proteger mi alma.

Juana Corsina
01/07/08

 

Del libro: «Ángulo muerto» (ed. Alfasur)

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

 
A %d blogueros les gusta esto: